Diez libros que han cambiado la vida a miles de lectores

Libros que marcan un antes y un después.

Diez libros que han cambiado la vida a miles de lectores

Libros importantes hay muchos. Influyentes, unos pocos menos. Fundamentales, solo un selecto grupo. Sin embargo, aquellos que cambian la vida de la mayor parte de sus lectores son los más escasos. No solo por su calidad literaria, sino por reflejar el sentimiento de un grupo social o generación. Hoy hablamos de libros que marcan un antes y un después.

Hay pocos libros que sean representativos de una época y que, además, instauran una figura en la cultura popular. Mary Shelley consiguió ambas cosas con Frankenstein, a la vez precursor del terror y clásico del romanticismo. Otros autores han conseguido cambiar la forma de ver la realidad de millones de personas, como Franz Kafka y La metamorfosis, que incluso dio origen a un adjetivo para expresar lo absurdo y trágico de la vida. 

Por otro lado, hay una serie de libros generacionales, que marcan a miles de personas de una época determinada, en especial por ser lecturas iniciáticas y de adolescencia. Un ejemplo clásico es El lobo estepario, de Herman Hesse, al igual que El guardián entre el centeno, quizás el libro más celebrado de la historia del paso a la madurez. 

Hay obras literarias que, con su capacidad para adelantarse a la historia, han dejado una huella profunda en todos aquellos que han pasado por ellas. George Orwell y 1984 es un paradigma de este grupo, un ejemplo perfecto de distopía que nos alerta de los males de nuestro tiempo. A ese apartado también pertenece Un mundo feliz, de Aldous Huxley, cuya influencia fue enorme en toda una generación.  

En otros casos, hablamos de obras que reflejan una situación social injusta y el sentir de millones de personas en todo el mundo. Autoras como Virginia Woolf, con Una habitación propia, o Sylvia Plath, con La campana de cristal, han sido capaces de mostrar esa realidad y, con ello, lograr que muchas mujeres se vean representadas e identificadas en la ficción. 

Una habitación propia - Virginia Woolf

Una habitación propia

Virginia Woolf

En 1928 a Virginia Woolf le propusieron dar una serie de charlas sobre el tema de la mujer y la novela. Lejos de cualquier dogmatismo o presunción, pl leer más anteó la cuestión desde un punto de vista realista, valiente y muy particular. Una pregunta: ¿qué necesitan las mujeres para escribir buenas novelas? Una sola respuesta: independencia económica y personal, es decir, Una habitación propia. Sólo hacía nueve años que se le había concedido el voto a la mujer y aún quedaba mucho camino por recorrer. Son muchos los repliegues psicológicos y sociales implicados en este ensayo de tan inteligente exposición; fascinantes los matices históricos que hacen que el tema de la condición femenina y la enajenación de la mujer en la sociedad no haya perdido ni un ápice de actualidad. Partiendo de un tratamiento directo y empleando un lenguaje afilado, irónico e incisivo, Virginia Woolf narra una parábola cautivadora para ilustrar sus opiniones. Un relato de lectura apasionante, la contribución de una exquisita narradora al siempre polémico asunto del feminismo desde una perspectiva inevitablemente literaria. leer menos

Por último, hay obras que nos muestran con toda su crudeza las grandes desgracias y miserias del hombre a lo largo de la historia. El holocausto nazi, por ejemplo, ha dejado muchas obras imprescindibles. Una de ellas, El diario de Anna Frank, se convirtió en uno de esos libros que han leído incluso aquellos que no son lectores habituales. Otra, Si esto es un hombre, de Primo Levi, ha quedado para la historia como uno de esos libros cuya lectura te cambia irremediablemente al asomarse a lo más profundo, y trágico, del ser humano. 

Libros recomendados