Diez novelas de menos de 200 páginas que enganchan desde el comienzo

Foto: Getty Images
Foto: Getty Images

Lo bueno no siempre es dos veces bueno si es breve, al menos en lo literario. Sin embargo, hay obras que consiguen mucho con pocas páginas. Hoy seleccionamos libros recientes que no superan las 200 páginas y que hacen que nos enganchemos de principio a fin a su lectura. 

Una mujer de éxito de raza negra en la Inglaterra actual repasa su vida y, con ella, las grietas de la sociedad actual, pese a que ella ha prosperado en la vida. Ese es el arranque de Reunión, de Natasha Brown. Dos personajes de Diario del asco protagonizan la nueva novela de Isabel Bono, Los secundarios. Un hombre y una mujer, anteriormente cuñados, que descubren ser vecinos y que tienen en común haber estado siempre a la sombra de otros. Por su parte, Tamara Tenembaun cuenta en Todas nuestras maldiciones se cumplieron retazos de una vida, de una formación y de abrirse al mundo en una familia tradicional judía en Argentina. 

Reunión - Brown, Natasha

Reunión

Brown, Natasha

Londres, en la actualidad. La protagonista y narradora de la novela repasa su vida y se prepara para acudir a una fiesta. Es una triunfadora. Lo ha he leer más cho todo bien: tiene un buen trabajo en el sector financiero y la acaban de promocionar; además tiene un novio de familia adinerada cuyos padres son los que han preparado la fiesta en la campiña inglesa. Sin embargo, en esta vida en apariencia perfecta, hay algunas grietas. Por ser mujer. Por ser negra. Y porque acaba de hacer una visita al oncólogo. Y al pasar revista a su vida, como una señora Dalloway del siglo XXI, esta mujer negra perfectamente integrada en la clasista sociedad inglesa se replantea muchas cosas… La autora pone sobre la mesa temas como las microagresiones cotidianas, el machismo y el racismo larvados o camuflados detrás de la diversidad y la igualdad de oportunidades. E indaga sobre cómo en una sociedad supuestamente abierta y multirracial, sigue presente el fantasma del colonialismo. Pero además y por encima de todo, nos cuenta la historia de una mujer que se enfrenta a una decisión tras-cendental cuando todo aquello en lo que ha cimentado su existencia amenaza con desmoronarse leer menos

Una madre y un hijo que tratan de sobrevivir a una catástrofe que ha dejado el mundo a ciegas es el impactante argumento que propone Manon Steffan Ros en El libro azul de Nebo. Los vínculos entre madres e hijos también marcan Los seres queridos, de Berta Dávila. Y encontrar los propios orígenes está en el centro de Un hijo extranjero, de Eduardo Berti, sobre el hallazgo de quién es el verdadero padre y todo lo que ha ocultado de su historia. 

Una novela negra atípica, situada en Benidorm y con una policía nada ortodoxa es la propuesta de Esther García Llovet en Spanish Beauty. Por su parte, Ricardo Menéndez Salmón nos plantea en Horda una distopía crìtica con nuestra sociedad actual, en un mundo en el que la imagen ha proscrito a la palabra.

Cómo seguir viviendo con el recuerdo de los seres queridos que ya no están: ese es el tema principal de Vivir con nuestros muertos, de Delphine Horvilleur. Para terminar, una recuperación de un autor básico, Sandor Marai. El matarife, su primera novela, reflexiona sobre cómo la violencia nos afecta hasta el punto de perder nuestra humanidad. 

Recomendaciones de los editores