Iraida Noriega y los libros sanadores

Iraida Noriega y los libros sanadores

Con 30 años de carrera y 21 discos en el mercado, Iraida Noriega es considerada una de las cantantes y compositoras más sólidas y experimentales en el mundo de la música en México.

Su paso por el bolero, el rock, el folclore, lo electrónico, el funk, el soul, lo orquestal, la palabra hablada y la poesía, guiada por la libertad de la improvisación y de su raíz jazzística, genera sonidos llenos de riqueza. Su disco más reciente es Canciones de agua y desierto.

«En una época en la que viajé mucho sola, mi ukulele fue y sigue siendo mi gran compañero de travesías. Y en esos ires y venires nacieron las canciones breves de este álbum, entre camiones, aviones y cuartos de hoteles», explica. El álbum fue grabado y producido por Carlos Millán.

Durante la pandemia, Iraida inició un proyecto con su amigo fotógrafo Rafael Arriaga: «En esos días, él se dio a la tarea de fotografiar flores que estaban secándose o marchitándose. Un día me envió una foto; tras mirarla le escribí una décima y armé una postal. A los dos días me mandó otra muy bonita de un ave del paraíso y le escribí un haiku. Para el tercer día, Rafa me dijo: ‘Entra a mi jardín‘, que era un Google Drive, y durante 21 días me desperté, me preparé un té y me puse a ver sus fotografías y a escribir. Al día 22 me desperté y ya no encontré una flor que me gustara, así que ese fue el número final».

Flores -

Flores

En éstos años de aislamiento y distancia física obligatoria, Rafa me fue compartiendo sus prácticas de encierro fotografiando flores; sin ningún objet leer más ivo específico, y casi como una especie de ritual personal, durante 21 días, cada mañana abrí una flor, y le escribí un verso; primero fueron décimas, luego aparecieron los haikus y de vez en cuando el verso libre se volvió inevitable. Y así como llegaron los versos se fueron después del día 21. Por ahí del día 4 o 5 comencé a darle forma a este racimo de flores y versos, y empezó a verse más y más como un posible libro. En uno de los pocos encuentros con contadas personas, en casa de mis amigos Aarón Cruz (contrabajista) y Guadalupe Galván (poeta y chef), llegó un hombre con mirada de niño, voz de viejo sabio, barbas coloradas, y manos de quien trabaja la tierra. Él nos platicó que los estudiosos del universo han descifrado que las formas que toman las flores son los trazos que van dejando los planetas en el cielo en su paso alrededor del sol, y que por eso las flores tienen su tiempo y su momento para florecer durante el año. Algo así pasó con este racimo de versos y flores. En el principio fue la música. Fue ella quien nos juntó en el camino. Y ha sido ella la presencia permanente en este universo de versos y flores. El ritual que comenzó como un diálogo entre dos se convirtió en una resonancia sonora colectiva. Pasó que Rafa y yo decidimos acercarle nuestras flores a 21 de nuestros amigos y amigas músicas que admiramos. A cada quien le pedimos que hiciera un minuto de música libre desde su solitario para una flor específica, de tal suerte que cada flor tiene su banda sonora. Yo me di a la tarea de hacer una serie de 21micro videos que resultó en un universo visual, sonoro, poético que nos ha dejado con la sensación de que el racimo de versos y flores está completo y es ahora un colorido jardín. leer menos

Libro con música y videos

La cantante pensó en hacer postales, pero unos meses después les propusieron hacer el libro. Así nació Flores. Con un tiraje de mil ejemplares, a Iraida se le ocurrió pedirle a 21 músicos un minuto de composición. «Me dio la onda de hacer videos y comencé a hacer los cineminutos. Tenemos la participación de Hernan Hecht, Alain Derbez, Adriana Camacho, Ana Ruiz, Aarón Cruz… jazzistas todos. Y ésta es nuestra criaturita pandémica».

Los libros sanadores

Estantería

Libros recomendados