Libros de memorias y biografías que provocan escándalos

Libros de memorias y biografías que provocan escándalos

Queramos o no, es uno de los fenómenos editoriales de la temporada. En la sombra, el libro de memorias del príncipe Harry, acumula ventas y titulares bajo una premisa que trasciende lo literario: contar lo que no se suele contar. Un punto de conexión entre el morbo y lo literario que ha sido explotado editorialmente y que, en algunas ocasiones, ha dado lugar a obras apreciables. Hoy repasamos algunos de los mejores libros de memorias y biografías que provocan escándalos.

Libros que desvelan secretos

Uno de los atractivos de En la sombra, además de los evidentes secretos de familia, es que está escrito por J. R. Moehringer, quien ya puso su talento al servicio de otra biografía explosiva. En Open, André Agassi desvela tensiones familiares, adicciones y el tumultuoso devenir de uno de los tenistas más famosos de la historia. 

En otros casos, son los propios personajes públicos los que toman la pluma para contar su experiencia. Una carrera llena de popularidad y excesos como la de Keith Richards anticipaba unas memorias jugosas, como demostró el Rolling Stone en Vida. Por otros motivos, las memorias de Woody Allen también generaron expectación. A propósito de nada, además de cubrir toda la vida del cineasta, también alude a las acusaciones de abusos que le han perseguido durante las últimas décadas. 

Vida. Memorias De Keith Richards - Keith Richards

Vida. Memorias De Keith Richards

Keith Richards

Asombrando a propios y extraños, Keith Richards ha escrito sus memorias: asombro porque ha podido (ya que a estas alturas nadie sospechaba que iba a c leer más onservar la vida o la lucidez suficiente para empuñar el teclado) y asombro porque ha querido (ya que los entes satánicos no suelen acudir al confesionario). El crítico Nick Kent compendia así su imagen en los años setenta: «Era el gran lord Byron; era un demente, era un depravado y era peligroso conocerlo». El aludido disiente con irónica sonrisa, otros insisten, y este libro viene a aclarar posibles malentendidos. Porque aquí se disipan varias nieblas (transfusiones, efusiones, agresiones, etc.) y se presentan finalmente los hechos que el foco de la leyenda había nublado: el uso y abuso de sustancias tonificantes o estupefacientes no adquiridas en farmacias; las variadas discrepancias con autoridades más o menos sanitarias; los encuentros, desencuentros y encontronazos con gendarmes de diferentes países; la empedernida coalición con Mick Jagger; los intermitentes, y a menudo explosivos, contubernios con personajes como Dylan, Lennon, Clapton, McCartney, Marley, Berry o Bowie, por citar a algunos de los más ruidosos; las afinidades electivas con sujetos de mucha cara o siniestra catadura; los amoríos pasajeros, las semanas de pasión y los dos amores contumaces (Anita Pallenberg y Patti Hansen); las extenuantes sesiones de grabación; la apacible vida rural en una mansión de Connecticut franqueados los umbrales de la senectud (aunque no de la madurez si consideramos las penúltimas inhalaciones); los cuentos contados por idiotas… Pero al final, más allá del ruido y la furia (que, como es de rigor, nada significan) emerge la música de los Rolling Stones, esa incesante banda sonora que acompaña nuestras convulsiones desde hace casi medio siglo. leer menos

Libros que generan debate

La polémica que persigue a ciertos personajes hace que sus memorias sean vistas con una lente de aumento. Es el caso de Roman Polanski y, por motivos muy distintos, de Leni Riefenstahl. Pero a veces no hace falta un nombre célebre para que una vida real cause un gran impacto: en el libro Yo, Christiane F., la adolescente que escandalizó a la sociedad alemana retoma su experiencia en el lado más salvaje de la vida. 

Yo, Christiane F. - Christiane V. Felscherow

Yo, Christiane F.

Christiane V. Felscherow

En 1978, cuando sólo tenía quince años, Christiane F. saltó a la fama como la primera celebridad toxicómana de Alemania. Se había vuelto adicta a la h leer más eroína unos meses antes, tras esnifar su primera raya durante un concierto de David Bowie, y a este primer contacto con los opiáceos le siguieron tristes episodios de dependencia, prostitución, exclusión social y agujas compartidas. Su historia adolescente fue recogida en una biografía editada por la revista Stern, Los niños de la estación del Zoo, y una película dirigida por Uli Edel, Yo, Crhristiane F. Hijos de la droga (1981), pronto convertida en un hito comercial del nuevo cine alemán. A partir de ese momento, la vida de Christiane F. se ha conocido sólo de manera fragmentaria gracias al seguimiento de la prensa sensacionalista, que ha dado morbosa cuenta de sus recaídas en el caballo. Yo, Christiane F. Mi segunda vida es la continuación del relato, en el que la propia Christiane explica en primera persona todo lo que le ha acontecido desde el éxito del biopic inspirado en sus primeros años como yonquiestrella: desde codearse con la fama y el underground cultural del agitado Berlín de los años 80 -por estas páginas desfilan el grupo Einstürzende Neubauten al completo, David Bowie, AC/DC y los primeros DJs de la escena techno- a sus años de hippie, y como eje de la confesión su lucha por apartarse, en vano, del camino de la heroína, que le ha conducido inexorablemente a la ruina física y emocional: acosada por los paparazzi, enferma crónica del hígado, desposeída de la custodia de su hijo y todavía esclavizada a un programa de metadona, Christiane F. ofrece aquí un relato cruel, a la vez que humano, sobre el descenso a los infiernos de la heroína. leer menos

Leni Riefenstahl: Memorias - RIEFENSTAHL ., LENI

Leni Riefenstahl: Memorias

RIEFENSTAHL ., LENI

Leni Riefenstahl es una de las personalidades más controvertidas del siglo XX. Admirada y odiada por igual, se le considera una de las cineastas más i leer más nnovadoras de su tiempo, gracias, principalmente, a los documentales que rodó para Hitler.Tras muchos años de descrédito por su cercanía al Führer, en 1987 Leni Riefenstahl decidió contar su versión de los hechos en unas memorias fascinantes, que constituyen en sí mismas un viaje por un siglo atroz. En un tono franco y desafiante, la mujer cuenta sus inicios como bailarina, sus tormentosas relaciones sentimentales, sus deseos de ser actriz, posteriormente frustrados por su entrega a la dirección cinematográfica, arte que revolucionaría con obras como El triunfo de la voluntad, sobre un congreso del partido nazi, y Olympia, el documental sobre los juegos olímpicos celebrados en Berlín en 1936.La directora revela sin tapujos su admiración por la personalidad de Hitler, sus sonados enfrentamientos con Goebbels o su amistad con Albert Speer y Josef von Sternberg, recordando el esplendor y la gloria que vivió en los años treinta y luego la larga travesía por el desierto de la postguerra, que terminó con su carrera y con sus sueños.Polémicas y absorbentes, tensas en todo momento, estas memorias, que vuelven a las librerías a los diez años de la muerte de su autora, conforman el autorretrato de una mujer de excepcional talento cuyas afinidades electivas ensombrecieron para siempre su vida y su obra. leer menos

Libros recomendados