Libros en los que está todo, recomendados por Manuel Vicent

Foto: Cristobal Manuel
Foto: Cristobal Manuel

Manuel Vicent no recuerda un tiempo en el que Concha Piquer no existiera. “Es una veladura de mi memoria, de la infancia y de la niñez. Estaba ahí como dueña del aire”, explica. A su paso por el Festival Eñe, el autor valenciano habló con nosotros de Retrato de una mujer moderna, su novela sobre la vida de la artista, y nos dejó recomendaciones de libros en los que está todo.

Videoentrevista con Manuel Vicent

Ese recuerdo de la infancia se fue mezclando, explica Vicent, con sus experiencias personales. “Yo hacía una serie de entrevistas a personas mayores, con mucha experiencia, y una de ellas era Concha Piquer”. Ahí se mezcló el mito y la realidad. “Con su voz, con su figura. Las cosas que me contaba eran tan directas, tan bien dichas, que me quedé sorprendido de que esa mujer ya estuviera olvidada”, explica de su encuentro de cuando Piquer estaba retirada y “vivía en un piso en la Gran Vía, como una señora burguesa”.

Esa entrevista maduró y, con el tiempo, Vicent decidió escribir la historia de Concha Piquer. “El material me lo proporcionaba ella, y era un material de derribo. Pero no es una biografía, sino una novela. Es una forma de interpretar la vida de aquella heroína. Para mí es una heroína por todas las cosas que le han pasado en esta vida. Era una de esas mujeres que son feministas sin saber que son feministas. Que hicieron realmente lo que les ha dado la gana y, sobre todo, en un medio muy adverso”.

Desde su infancia y adolescencia en Nueva York, Vicent rastrea el recorrido de Piquer. “Era una mujer entera, desafiante”, explica. “Muy profesional en lo suyo, estaba dispuesto a todo con tal de no quebrantar las reglas de su profesión. Y era una mujer moderna. Atravesó todos los amores y desamores sin perder la cara. Después de la guerra en España, donde la moral eclesiástica era aplastante, ella vivía públicamente amancebada con un torero, con un personaje famoso, y no se escondía absolutamente para nada. Ahora se llama a eso empoderamiento, una palabra que no me gusta, como tampoco me gusta la palabra amancebada”. 

Concha Piquer, como cuenta Piquer, fue única hasta el final. “En su momento fue la dueña del aire. Había otras, por supuesto muy buenas, pero ella era muy personal. Después el tiempo pasa, hay un cansancio de formas y vienen las canciones italianas, el rock, otra forma de cantar, de bailar… Y ella además no alargó su carrera más de lo necesario porque era una de las características de su carácter tajante. Al primer fallo que tuvo de la voz, cogió el lápiz de labios y, en el espejo del camerino, escribió: “Esta noche canta por última vez Concha Piquer”.

Libros recomendados por Manuel Vicent

Estantería

Libros recomendados