Libros para descubrir el mundo, recomendados por Benjamín Prado

Libros para descubrir el mundo, recomendados por Benjamín Prado

La relación entre Marruecos y España, tan cercanos y tan lejanos a la vez, está en el centro de la nueva novela de Benjamín Prado, Los dos reyes, y la última entrega de su peculiar detective Juan Urbano. De todo esto hablamos con el autor, que también nos dejó algunos de sus últimos libros favoritos

Novela policiaca y de aventuras

“Me gusta escribir novelas que no traten sobre temas que yo voy a buscar, sino sobre temas que estaban ahí desde siempre, que me obsesionan”, explica Benjamín Prado sobre Los dos reyes. En este caso, ese interés comienza en la marcha verde, que certificó a mediados de los 70 el cambio de soberanía en el Sahara. “Recuerdo ver de niño esas noticias, sin entender muy bien qué era todo aquello, y que se me quedaran grabadas. Luego, como en todas las novelas, hay algo que las dispara. Lo cuento en el libro: fui a presentar mi novela anterior a Ceuta, y allí me cuenta José Antonio Alarcón la historia de los soldados de Mohammed VI. Me regaló no solo una nueva novela, sino la posibilidad de escribir un libro que llevo queriendo hacer unos 40 años”.  

«Es una novella medio policiaca, medio de aventuras, medio de casi todo”

En efecto, Los dos reyes trata sobre la historia de los soldados que se sublevaron contra el rey Hasán II y que, durante el acto de rebelión, pasaron de intentar asesinarle a escoltarle hasta un lugar seguro. Pero también sobre los españoles que hicieron fortuna en la segunda mitad del siglo XX en Marruecos o los intereses económicos del presente. “Se juntan muchas cosas, como en todas las novelas de Juan Urbano”, confirma Benjamín Prado. “La historia política, la historia empresarial, con los traficantes de arena y fosfatos, la de los pioneros españoles que fueron a Marruecos a trabajar.. Y todo ello se mezcla en una novela que es medio policiaca, medio de aventuras, medio de casi todo”. 

Historias fronterizas

La relación de Marruecos con España, claro está, está en el centro de la novela. “Son historias fronterizas. España y Marruecos son dos países distanciados por su cercanía, como EE UU y México, por ejemplo. Al final, con la vecindad ocurre como con la convivencia: lo que hace el roce son rozaduras. Son dos países vecinos pero en continentes distintos”, apunta Prado. 

Los reyes a los que hace alusión el título, por supuesto, juegan un papel fundamental, pero también se toca, de manera tangencial, a los monarcas propios. “Está presente la relación compleja de Hasán II con la dictadura española, se menciona muy de lejos la relación con el rey emérito… Son monarquías muy distintas, pero como todas las monarquías tienen cosas similares”, cuenta Benjamín Prado. “La monarquía no deja de ser algo anacrónico, una anacronismo que hay gente que desea, que me parece muy bien y respetable, pero para aceptar una monarquía tienes que aceptar también una parte legendaria que tiene que ver con preceptos que valían igual en la Edad Media que ahora”.

«Sin los intereses no se explican los conflictos, es imposible»

Como en casi todas las novelas de Juan Urbano, y en gran parte de la novela negra, hay una pista que seguir: la del dinero.” Ese es el motor que mueve el mundo, y por eso está presente en todas las novelas de la serie”, confirma Prado. “Sin los intereses no se explican los conflictos, es imposible”. En este caso, centrados en un lugar tan conflictivo como rentable. “Ellos llaman al Sahara ‘el río de oro’, y no es por casualidad. En las costas están algunos de los bancos de pesca más frondosos del mundo, tiene los fosfatos sin los cuales el mundo se extinguiría, está la arena que hace falta para tantas cosas, como la construcción… En el Sahara hay muchas cosas, tantas que por eso de las 35 empresas españolas del IBEX 35 creo que 18 o 19 tienen intereses allí”, concluye.

Lecturas recomendadas de Benjamín Prado

Estantería

Libros recomendados