Libros para seguir de cerca a los mejores autores jóvenes latinoamericanos

Libros para seguir de cerca a los mejores autores jóvenes latinoamericanos

El trasvase entre la literatura española y latinoamericana es antiguo y bien conocido. La relación de muchos de los grandes escritores del otro lado del Atlántico con nuestro país está bien documentada, con especial atención a los autores del llamado boom. Dentro de ese incesante flujo de literatos, hoy nos fijamos en esos nombres jóvenes que están llamados a protagonizar la creación en letra impresa de los próximos años.

Empezamos este viaje literario por México, país en el que Valeria Luiselli se ha destacado como una de sus grandes voces actuales gracias a títulos como Desierto sonoro, el relato de una pareja en crisis que recorre en coche, acompañados de sus hijos, la distancia entre Nueva York y Arizona. A su compatriota Mateo García Elizondo la literatura le viene en el ADN. El nieto de Gabriel García Márquez debutó en la novela con Una cita con la lady, relato espectral sobre las adicciones y la proximidad de la muerte. Fernanda Melchor, por su parte, refleja la violencia contra las mujeres y la desigualdad social de manera cruda, en libros tan celebrados como Temporada de huracanes o el reciente Paradais.

El terror, mezclado con la violencia y el descubrimiento de la sexualidad, es el motor de Mandíbula, la obra con la que la ecuatoriana Mónica Ojeda se ha ganado un puesto como una de las autoras más prometedoras de la actualidad en lengua castellana. Por su parte, Juan Cárdenas propone una muy singular novela negra en El diablo de las provincias, a partir del regreso a su país, Colombia, de un hombre que arrastra varios fracasos. Y con ciencia ficción y el género fantástico nutre la boliviana Liliana Colanzi su Nuestro mundo muerto, una colección de relatos que desmenuzan la realidad a través de la imaginación.

Llegando a Chile, nos detenemos en la obra de dos autores. Paulina Flores, en su reciente Isla decepción, ahonda en el sentimiento de soledad en una historia que se desarrolla en la Patagonia. Su compatriota Diego Zúñiga nos plantea en Niños héroes una serie de relatos que ahondan en la infancia, con sus descubrimientos a veces dolorosos. Terminamos en Argentina con Samantha Schweblin y Kentukis, novela sobre nuestra cada vez más compleja relación con la tecnología y la necesidad de mirar y ser mirado.