Ray Loriga daría un brazo por haber escrito estos libros

El autor de 'Sábado, domingo' hace un repaso por los títulos de su vida.

Ray Loriga daría un brazo por haber escrito estos libros

El protagonista de Sábado, domingo, la última novela de Ray Loriga, está marcado por un acontecimiento que parte esta obra en dos. El yo adolescente se enfrenta al yo adulto para demostrar que el pasado siempre vuelve, por mucho que queramos esconderlo. Después de ganar el premio Alfaguara de novela con Rendición, Loriga regresa (especialmente en la primera parte de la novela) a una voz mucho más similar a la de sus comienzos con Lo peor de todo. Sobre regresar a su yo adolescente, el peso de la culpa y el paso de los años habló con nosotros en una charla en la que, además, hubo tiempo para repasar sus debilidades literarias.De sus lecturas en el colegio e instituto, Loriga destaca a la generación del 98, en especial Unamuno y Baroja, que causaron un gran impacto en él. Cuando comenzó a escoger él mismo sus lecturas, pasó por la literatura rusa, la francesa, la británica y la estadounidense. Uno de esos libros que se le quedó grabado fue Orlando, de Virginia Woolf, hasta el punto de pensar tras su lectura que toda su carrera sería frustrada por no haber podido escribir algo así. Uno de los personajes con los que más afinidad sintió es con el James Ellroy de Mis rinconces oscuros, mientras que confiesa una fascinación desde adolescentes con los personajes de Patricia Highsmith. Entre las últimas lecturas que le han fascinado, Loriga destaca a Modiano, de quien afirma haber leído sus libros uno tras otro después de no haberle prestado demasiada atención en un primer momento. Por último, esa espina clavada que tiene es haber leído demasiado pronto La montaña mágica, el libro que piensa que debería recuperar. 

Estantería

Libros recomendados