Recordando a Javier Marías: sus libros imprescindibles y algunos de sus favoritos

Recordando a Javier Marías: sus libros imprescindibles y algunos de sus favoritos

Un inmenso vacío. Eso es lo que sienten lectores de todo el mundo, y no solo en lengua española, ante la noticia del fallecimiento de Javier Marías. El autor madrileño, una de las voces imprescindibles de la literatura del último medio siglo, nos ha dejado a los 70 años, pero su obra permanece. Más aún, en el caso de uno de esos autores cuyo trabajo se ramificaba en distintas direcciones. Marías era novelista, ensayista y articulista, pero también traductor, editor y, sobre todo, lector. Hoy le recordamos a través de algunos de sus libros fundamentales y las obras de otros autores a los que amaba.

Casi al mismo tiempo que el Marías autor existió el Marías traductor. Su trabajo para llevar al castellano una de sus obras fetiche, Vida y opiniones del caballero Tristram Shandy, le valió en 1973 el Premio Nacional de Traducción. Una obra tan innovadora y compleja como la de Lawrence Sterne encarna también el gusto literario de Marías, que poco antes publicaba su debut como novelista, Los dominios del lobo. Una obra para la que contó con la tutela de uno de sus maestros literarios, Juan Benet, cuyo Volverás a Región fue para el joven Marías “una revelación”. 

Conocido amante de la literatura anglosajona, a lo largo de toda su trayectoria Javier Marías siempre expresó su admiración y gratitud por la obra de Shakespeare. Los ecos de Ricardo III en especial se pueden encontrar en otra de sus obras clave, Mañana en la batalla piensa en mí, cuyo título inspiró. Otro de los autores a los que confesaba devoción era Henry James, cuya prosa, comentaba, le ayudó a encontrar su propia voz literaria

Como todos los grandes autores, Javier Marías siempre tuvo a El Quijote dentro del selecto clubs de obras fundamentales de la literatura. La obra de Cervantes le inspiró también una serie de textos que se incluyen en El Quijote de Wellesley, fruto de las notas que preparó  para una clase magistral en el Wellesley College de Massachussetts en 1984. 

La Odisea es otro clásico imprescindible que encuentra huella en su obra, más concretamente en Berta Isla. Como nos explicó con motivo de su publicación, se trata de “la primera obra de un hombre que desaparece y reaparece medio irreconocible

Por último, hay que reconocer al Marías editor. Reino de redonda fue el sello en el que difundió obras clásicas, muchas de ellas de poca o nula difusión, y que señalan el rastro de los gustos literarios del autor. Entre ellas, El coronel Chabert, de Balzac, otro de sus autores más queridos, de la que se puede seguir el rastro en Los enamoramientos

Libros recomendados